Chantelle: 1500 interfaces y un lago de datos alimentado por Stambia

El mundo de la lencería es tradicional y a la vez está teñido de modernidad. Esto se refleja diariamente en el sistema de información de Chantelle, pilotado por André Wei, director técnico del grupo. Un sistema de información en el que los intercambios de flujos de datos han sido confiados a Stambia. E incluso si la importancia de la herramienta de integración de datos no es necesariamente percibida por los usuarios, su selección e implantación son sin embargo elementos clave al servicio del negocio de la empresa y de su transformación digital.


Un grupo que debe acompañar a sus clientes y anticipar su propia evolución digital

Desde 1867, fecha de su creación, el negocio del grupo Chantelle ha evolucionado considerablemente. Chantelle es un grupo familiar, anclado en un mercado tradicionalmente de tipo «B2B» (Business to Business). Es decir que, históricamente, los industriales de la lencería siempre han fabricado sus productos, sin venderlos directamente a las consumidoras. Pasan por tiendas, especializadas o generalistas, de grandes superficies o boutiques del centro de la ciudad. Pero desde hace algunas décadas, el mercado ha evolucionado bastante. Por un lado, ciertas marcas de lencería han abierto sus propias boutiques, con el fin de tener control sobre su red de distribución. Por otro lado, han aparecido en el mercado marcas de distribución, que no fabrican, sino que compran a los industriales productos de sus marcas para revenderlos.
Esta evolución significativa de los modelos de negocio ha impactado evidentemente al grupo Chantelle. Pero hoy en día es el desarrollo del comercio en línea el que viene a cambiar las reglas del juego. «Son actualmente 60 % de ventas en línea las que se realizan desde un teléfono móvil», explica André Wei. Y para ciertas marcas, 25% de los ingresos provienen de las ventas en línea. Es esta evolución del modo de consumo de los clientes la que obliga a Chantelle a llevar a cabo, lo más rápido posible, su transformación digital y escoger las herramientas y arquitecturas adecuadas.

Cada vez más, las consumidoras combinan el mundo físico y el mundo digital. Una de las particularidades de la lencería es la necesidad de probar para sentirse a gusto con el producto. La consumidora va entonces a comenzar por informarse en línea, visualizar las colecciones, los modelos, y luego se apersonará en la boutique para tocar el producto y probarlo. Es lo que llamamos la tendencia «Research Online, Purchase Offline». Una tendencia por cierto opuesta a la de otros sectores comerciales. Por ejemplo, en el caso de la electrónica, la tendencia sería más bien ir a la tienda para ver el producto, luego buscar la mejor oferta en línea para concretar la compra. Esta particularidad del mundo de la lencería es consecuencia de la complejidad del producto y del hecho de que debe adecuarse a la perfección a la morfología de la persona.
La transformación digital en Chantelle pasa por su adaptación a los canales de comunicación de los clientes, pero también por lo puesta a prueba de nuevos modelos de venta. Chantelle piensa, por ejemplo, en ofertas que permitan probar la ropa a domicilio, como lo hacen ya ciertos competidores. Uno de los retos de esta transformación digital para el grupo Chantelle es la omnicanalidad. Se trata de cruzar y de combinar los canales de venta y de comunicación con el cliente, de manera de responder de la mejor manera a sus expectativas. En particular, saber proponerle el producto que desea, en el momento en el que lo desea, y a través del canal que más le conviene.

Un reto que aumenta con la complejidad de la oferta. En el área de los textiles, se tiene la costumbre de hablar de tallas/colores. Cada artículo debe ser fabricado de diferentes tallas y diferentes colores. Entonces, una misma referencia de artículo siempre es analizada a través de dos dimensiones. En el área de la lencería ¡pasamos al 3D! Agregamos entonces una dimensión a la complejidad de las variantes del producto. Es el caso de los sostenes o sujetadores, para los cuales, para cada color se dispone generalmente de varias tallas de espaldas y varias tallas de copa. El conjunto de datos de los productos es entonces gestionado por «RCBT» (siglas en francés para Referencia Colores Copa Talla). El despliegue de la gama por RCBT hace que una bella boutique no venda sino dos o tres ejemplares de la misma RCBT por semana, incluso en el caso de una colección muy demandada. Es difícil entonces disponer permanentemente de un gran almacén de cada RCBT en cada punto de venta (serán generalmente 0 o 1). Y a la hora de la producción, el cálculo de la ventas previstas permitirá definir la cantidad que se debe producir de cada RCBT. Disponer de la cantidad correcta de cada RCBT en cada tienda requiere de pronósticos de venta muy detallados ¡y precisos! Ya que si la consumidora no encuentra su talla de sostén, no va a conformarse con un producto para una espalda más angosta o una copa más grande. Una sola RCBT que falte y tenemos una venta perdida. El encaje no es solamente para la lencería, sino también para los pronósticos de venta y los planes de fabricación. Ciertos cruces de RCBT son a veces reabastecidos por unidad, en particular para las tallas extremas.

Y si le hablamos de RCBT y de la complejidad del abastecimiento de cada minorista de lencería, es porque la tendencia en la que Chantelle está invirtiendo es la combinación de tienda y venta en línea, el «Store to Web». Como el conjunto de referencia no puede estar disponible en grandes cantidades en cada boutique, esta última puede convertirse en un espacio para probar la lencería, para el descubrimiento de productos, permitiendo a los clientes hacer su selección; pero luego es necesario guiarlos hacia el canal de pedidos, el cual puede ser móvil o web. Podemos imaginar tabletas de autoservicio o en manos de las vendedoras, las cuales permitirían concretar la compra del producto que acabamos de probar, con el fin de concretar al máximo las ventas y que el producto esté disponible de manera instantánea o que inmediatamente se haga el pedido y sea enviado a domicilio. Un método que ya ha sido desarrollado en ciertos sectores, tales como los muebles por parte de la cadena Made.

Un sistema de información orientado a los datos, alrededor de 1500 interfaces

Desde el punto de vista económico, Chantelle es un grupo muy integrado, desde la concepción de los productos hasta el envío y la venta, pasando por la fabricación, la cadena logística, etc. Visto del ángulo de sus sistemas de información, la gestión del flujo de datos entre las diferentes etapas es entonces estratégica. «Somos varias empresas agrupadas en una sola, con sistemas de información que deben comunicarse. Un grupo que maneja varias marcas (Chantelle Lingerie, Orcanta) así como el modo B2B (Business to Business) y el B2C (Business to Customer)», precisa André Wei. Esta integración vertical es un reto adicional para la coherencia del sistema de información. Habría que hablar en realidad de sistemas de información en plural, ya que esto cubre la gestión industrial, el suministro, la cadena logística, las ventas directas e indirectas; y por supuesto la parte financiera a través del ERP, el cual debe estar enlazado al conjunto de elementos descritos anteriormente. Para traducir esta complejidad por medio de una cifra, André Wei destaca las 1500 interfaces interaplicativas, algunas cotidianas y otras semanales, a través de planes de tareas gestionadas al milímetro. Además, puede ser interesante comparar este número con el de otras empresas: 1500 interfaces para 400 millones de euros en ingresos. Un número muy elevado de interfaces para un grupo que sigue siendo una gran PYME. En otras palabras ¡estamos hablando de agilidad!

Si volvemos a hablar de aplicaciones concretas, el reto está menos en el pronóstico de la distribución que en el pronóstico de la fabricación. Prever la distribución cuando cada RCBT puede ser 0 o 1 en una tienda… no es ni muy complicado ni muy interesante.
Al contrario, en la fase de producción, calcular para cada modelo de la colección la cantidad que se debe fabricar para cada RCBT es la piedra angular de la rentabilidad de toda la colección. Fabricar muy poco y perderemos ventas; fabricar demasiado y estaremos obligados a ofrecer rebajas al final de la temporada. Las colecciones son lanzadas hasta dos años antes de la puesta en venta en tienda. Prever la evolución de las expectativas, modas, tallas y gustos, es un análisis multivariado sobre el que reposa la rentabilidad final de la empresa. Para ciertos modelos se fabricarán 200.000 ejemplares, para otros 50.000. Podríamos pensar que bastaría con fabricar 50.000 y luego relanzar las fabricaciones si las ventas son exitosas… No es tan simple, ya que por un lado hace falta disponer de materias primas, para las cuales no se hacen pedidos de última hora. Y hay que adaptar la planificación de la producción: toda fabricación adicional urgente impactará la fabricación de los siguientes modelos contemplados en la programación. Estos volúmenes de fabricación, y por lo tanto de ventas, serán decididos por Chantelle con una anticipación de entre 6 meses y 1 año a su descubrimiento por parte de los clientes.
Hoy en día, los recortes en las previsiones de venta por RCBT son hechos de manera bastante empírica y manual. Chantelle trabaja en el uso de herramientas de aprendizaje de máquina con el fin de mejorar la precisión de estos recortes proyectados.

En el corazón de la arquitectura, un lago de datos

Especialista de la lencería, Chantelle no era necesariamente la empresa más avanzada en el sector en materia informática, antes de la llegada de André Wei. Encargado de pilotar la transformación digital de la empresa, decidió colocar el dato en el centro del sistema de información; y su explotación como motor de esta transformación digital.
El dato está entonces presente en cada etapa del proceso de negocio de Chantelle. Y este dato, proveniente de numerosos sistemas, debe ser puesto a disposición de los analistas. Para conseguirlo, Chantelle ha creado, en parte gracias a Stambia, quien se encarga de su alimentación, un lago de datos (data lake) en el cual el conjunto de datos son conservados, listos para ser analizados.
Desde el punto de visto de la infraestructura, la política llevada por Andŕe Wei conduce directamente al cloud computing (computación en la nube), el cual anteriormente no formaba parte de la cultura de Chantelle.
Pero uno de los dolores de cabeza del sistema precedente era la integración de datos. Cada nueva implantación de sistema dependía del ETL del que disponía Chantelle, Genio de OpenText, y que André Wei califica de «anticuado». El grupo se topaba además con problemas de competencias y de subcontrataciones, «ya nadie en el mercado tenía control sobre esta tecnología», explica. La base de conectores no era actualizada con suficiente frecuencia.
Nuestro interlocutor escogió conformar de manera interna un verdadero equipo de integración, capaz no solamente de desarrollar los flujos de integración, sino también de pilotar su explotación; de cierta manera una torre de control de la integración de datos en los diferentes elementos del sistema de información. Frente a las demandas de los clientes internos, este equipo es capaz de proporcionar una solución de integración completa, y de controlar tanto el desarrollo como la puesta en producción. Y todo esto con mayor agilidad, reducción de costos y de tiempos de puesta a disposición para los clientes internos.
Se llevó a cabo un proceso de comparación entre varias soluciones del mercado. Stambia fue seleccionado por su costo, facilidad de uso y su capacidad de responder a los casos de uso presentados, su buena imagen para ciertos miembros del ecosistema Chantelle, y simplemente por la reactividad de la empresa de desarrollo. «Stambia no tenía conector Google Big Query cuando los entrevistamos. Trabajamos con ellos y supieron desarrollar este conector lo suficientemente rápido como para responder a nuestra necesidad. Es muy importante para nosotros esa capacidad de reacción por parte de los desarrolladores de software», explica André Wei.

«Hoy en día, la integración de datos debe ser ágil», André Wei, director técnico del grupo Chantelle.

Stambia fue entonces seleccionado al final de 2018 e implantado en seguida. Y en pocos meses, todas las interfaces fueron desarrolladas para alimentar, a partir de las diferentes aplicaciones, el lago de datos construido sobre Google Big Query. «Stambia nos ha permitido ir mucho más rápido en nuestra capacidad de desarrollo. Era una promesa de Stambia y la promesa fue cumplida», explica André Wei. La herramienta tuvo que pasar por una dura prueba desde los primeros meses, por ejemplo a través de la conexión con el nuevo portal B2B escogido por Chantelle y construido con la aplicación Salesforce. Iniciando en febrero de 2019, el proyecto Salesforce impuso una aceleración al despliegue de Stambia, para alimentar desde el ERP SAP a través de su conector dedicado. Stambia fue la piedra angular de estas nuevas implantaciones. Sin esta nueva herramienta de integración llamada Stambia, ¡esto simplemente no hubiera sido posible!
Stambia fue utilizado para extraer datos del conjunto de programas de gestión utilizados por Chantelle: ERP SAP, pero también Cegid, Cylande, los cuales son utilizados para gestionar las operaciones; luego los sistemas de gestión de recursos humanos, financieros. «Stambia nos ha permitido extraer todos los atributos de las interfaces de datos que entran en el lago de datos» precisa André Wei.
Atributos que no son simples interfaces, sino oportunidades de control y de enriquecimiento del dato. La arquitectura ELT de Stambia permite de esta forma cargar los datos en el lago de datos, para luego verificarlos y eventualmente corregirlos y enriquecerlos. Se completa con la utilización de la herramienta de preparación de datos suministrada con Google Big Query. «La mayor parte de la homogenización del dato es hecha con Stambia» explica nuestro interlocutor.

El proyecto continúa en 2020 y Stambia se mantiene en el centro de los intercambios de datos

Para el año 2020, el plan de marcha ya fue establecido y es ambicioso, esencialmente centrado en los casos de uso del lago de datos, por ejemplo, en torno al aprendizaje de máquina. Entonces hay muchos análisis de datos, pero no sólo eso. Y Stambia estará de nuevo en la maniobra, en particular para extraer datos provenientes de sistemas «legacy», un poco antiguos, para reinyectarlos en los sistemas transaccionales altamente operacionales, por medio del lago de datos.
Otro eje del proyecto, es continuar con el reemplazo progresivo del almacén de datos y los reportes desarrollados bajo IBM Cognos por una capa de visualización Tableau conectada al lago de datos. «Más adelante, reflexionaremos sobre la desincorporación de nuestro almacén de datos, de aquí a dos años, cuando habremos migrado el conjunto de reportes y visualizaciones gráficas». El único punto negativo es que Chantelle se siente un poco víctima del éxito de Stambia. Las competencias de Stambia en el mercado son muy demandadas, y por esto, no están muy disponibles en el momento en el que Chantelle las necesita. «¡Pero eso es más bien una buena señal!»

En resumen, André Wei explica que la selección de Stambia le ha permitido: «ser mucho más ágil, responder a los pedidos que sin duda habría tenido que rechazar con la herramienta anterior, responder a nuevos casos de uso del negocio, ir más rápido y tener un recurso externo disponible para mayor flexibilidad». Considera que la implantación de Stambia es uno de los grandes éxitos de 2019 para la informática del grupo Chantelle. «Es lo que la DSI (Dirección de Sistemas de Información) ha hecho mejor en estos últimos dos años» habría expresado el director general del grupo durante la presentación de resultados.